6 habilidades profesionales freelance que debes tener para ser exitoso

Trabajar como freelancer requiere que seas experto en tu área profesional para ofrecer un servicio. Es como ello que, como trabajador independiente, siempre estás en constante aprendizaje para adquirir nuevas habilidades.

Sin embargo, para tener éxito trabajando de forma independiente no solo se requiere tener los conocimientos técnicos, que es lo mínimo que se espera de ti para cumplir con los proyectos que te encarguen.

Además, debes dominar otras habilidades profesionales, que son más bien aptitudes o características como trabajador, conocidas como soft skills, que te ayudarán a desempeñar mejor tu trabajo, cumplir con el mismo de la mejor manera posible, mantener a tus clientes y crecer profesionalmente.

Hoy veremos cuáles son algunas de las habilidades profesionales freelance más importantes que necesitas para triunfar en el mundo freelance.

1. Habilidad de negociación

Existe una frase que dice que en la vida no obtienes lo que mereces sino lo que negocias. Y hay una gran parte de verdad en ello, pues una habilidad muy importante en el mundo de los negocios es la de negociar.

No solo el precio que cobrarás por tu trabajo, sino las condiciones del contrato, el tiempo de entrega, los servicios que incluirás y la cantidad de veces que el cliente podrá hacer cambios.

Tener la capacidad de negociar, de modo que el cliente sienta que se beneficia con el trato y que la inversión vale la pena, sin duda, es una de las partes fundamentales para que seas contratado.

Para poder negociar exitosamente, sigue estas 3 recomendaciones:

  • Reúne toda la información que puedas acerca de tu cliente: qué necesita, cuáles son sus objetivos, cuáles son los recursos de los que dispone, etc.
  • Sé claro y firme en tus términos: Cuida tu postura, tu vestimenta, la seguridad que demuestras al hablar y, sobre todo, plantea de forma positiva tus condiciones haciendo ver al cliente por qué le benefician o por qué es la mejor forma de hacerlo.
  • Haz un análisis del resultado de la negociación: Deja constancia de lo acordado por escrito y firma con tu cliente. No olvides dar seguimiento e ir chequeando que cada acuerdo se vaya cumpliendo.

*Lee más sobre cómo aprender a negociar y ser exitoso en ello.

2. Buena comunicación

Esto parece obvio decirlo, pero una de las habilidades profesionales freelance es la buena capacidad de comunicación. Y son embargo, en ocasiones fallamos en mantener una comunicación fluida con el cliente una vez que el proyecto está en marcha.

Para evitar esto, establece desde un inicio la periodicidad con la que informarás sobre los avances del trabajo. No es necesario que se reúnan en su oficina. Puedes utilizar herramientas como Hangouts o Skype para hablar remotamente.

Pero más allá de la manera que elijas, lo que importa s que sepas comunicar al cliente sobre los avances y requerimientos que tengas. Antes de hablar con él, escribe los puntos a tratar y practica la forma en la que se los dirás.

Para tener mayor seguridad al hablar, cuida tu presentación y la organización con la que presentarás los avances.

Cuando debas comunicarte por escrito, cuida tu ortografía y redacción. Procura que todo esté claro y sea fácil de comprender.

Y, sobre todo, no desaparezcas a la hora de responder al cliente. No significa que contestes al minuto cada correo, pero sí que establezcas un horario por la mañana y por la tarde para responder a todos tus correos pendientes. La idea es que el cliente se sienta atendido y vea que la comunicación fluye.

Mantén una comunicación totalmente profesional: Sé cordial, pero tampoco te pases de confianza. Sé formal, pero recuerda sonreír y mantener una Buena actitud.

Como último punto, usa los términos correctos para referirte a cualquier área del trabajo. (Evita decir cosas como “el asunto ese” o similares).

3. Ser organizado en el trabajo

Esto es algo que debes tener muy en cuenta: Apégate a un calendario de trabajo para poder cumplir con todo lo acordado.

No pienses que podrás tomarte todo el tiempo libre y luego hacer el trabajo de manera apresurada, o el trabajo se acumulará y no sabrás manejarlo.

La organización es parte fundamental para lograr cumplir. Pero no solo debes organizar tu tiempo, sino también tu área de trabajo:

  • Elige un sitio con buena luz. Pero si es un trabajo que requiere concentración visual, no debe ser luz frontal porque te puede molestar. Si entra desde un lado de la ventana o si utilizas lámparas, es ideal.
  • Ten mobiliario cómodo y funcional. Busca una silla que te permita estar cómodo y una mesa limpia y despejada donde poner tus herramientas o equipo.
  • Organiza todo en su lugar: Ten todo siempre en un mismo sitio para que no pierdas tiempo buscando. Procura que esté a la mano, pero que no estorbe tu área de trabajo. (Y, sobre todo, no tengas comida ni cosas que se derraman. Usa vasos con tapa antiderrames para tu café o tu agua).
  • Elimina las distracciones: El ruido externo, la T.V., la radio, las notificaciones de redes sociales, y si tienes hijos busca un lugar donde puedas trabajar y vigilar sin que te interrumpan. (Aplica para tu mascota también, tu hora de trabajar no es tu hora de lanzarle cosas a tu perro).

Una vez tengas el espacio adecuado, agenda tus actividades diarias. Puedes valerte de herramientas online de productividad para hacer listas de tareas, compartir archivos, organizar ideas, revisar avances, ponerte recordatorios y más.

*Aprende más sobre cómo ser organizado en tu trabajo siguiendo nuestra guía de productividad laboral y personal de 5 pasos.

Luego de organizar todo, pon manos a la obra.

4. Saber trabajar en equipo

Aun cuando trabajar como freelancer implica muchas veces el trabajar sin un equipo de colaboradores, sí que debes dominar y coordinar el trabajo en equipo.

Piensa: Es posible que el cliente con el que trabajes delegue a un equipo con el que deberás entenderte para ir viendo los avances y recibir el proyecto.

Lo anterior significa que deberás saber cómo manejar la comunicación, solicitar recursos, presentar avances, pedir ayuda, gestiones observaciones, coordinar entregas y más.

Por otro lado, si el proyecto es grande, talvez necesites trabajar con otros colaboradores externos. O es posible que incluso tú debas aliarte con otro freelancer y trabajar en equipo.

Por ello, debes aprender a trabajar de manera colaborativa. Esto es, saber cómo aprovechar a cada miembro del equipo para avanzar lo más rápido posible y delegar claramente las partes que corresponden a cada quien, haciéndoles ver la importancia del cumplimiento de su parte.

Para organizar todo de mejor manera, te puede servir crear un cronograma o un diagrama de Gantt y presentarlo al equipo para que todos estén de acuerdo en la parte que les corresponde y el tiempo de entrega.

5. Gestión de quejas y solución de problemas

Esto es muy importante. Por supuesto, cuando comienzas un trabajo no esperas que haya problemas y procurarás evitarlos a toda costa para no perder tiempo. Sin embargo, en ocasiones pueden surgir contratiempos, inconvenientes o fallas en la comunicación.

Por ello, si recibes una queja del cliente, debes aprender a gestionarla sin desesperarte.

Esto se aprende con el tiempo y la práctica, pero es importante seguir estas recomendaciones:

  • Escucha a tu cliente atentamente e identifica qué es lo que necesita que se resuelva
  • Trata de comprender su posición o ponerte en su lugar
  • Si es necesario ofrece una disculpa por el error
  • Brinda una solución que además le ofrezca un beneficio adicional.

*Lee más sobre cómo manejar las quejas para dar un mejor servicio al cliente.

Lo más importante de todo, aprende a identificar los problemas y resolverlos antes de que trasciendan. Luego, toma nota de acciones a realizar para evitar los mismos errores en futuros proyectos.

6. Manejo del estrés

Esta es una habilidad personal que te será de mucha ayuda cuando trabajas por cuenta propia.

Como sabes, el mundo freelance está lleno de situaciones en las que deberás lidiar con todo tipo de clientes, temporadas bajas de trabajo, requerimientos de difícil cumplimiento, proyectos que se extienden más de lo debido, etc.

Debes aprender a no desanimarte y mantener la calma en todo momento. Es aquí donde las 4 habilidades profesionales anteriores te complementarán, siendo organizado, comunicativo y manejando adecuadamente los inconvenientes que surjan.

Trata de mantener una actitud positiva ante tales situaciones.

Por otro lado, cuando tengas mucho trabajo, también te será de utilidad organizarte y mantener bajo tu nivel de estrés. Pero también saber cuándo tomar un pequeño descanso para aclarar tu mente y continuar el trabajo.

Mantén la calma y no cedas ante la presión. Procura no sobredimensionar el trabajo y darte por vencido antes de haber iniciado. Mejor planifica cómo dividir el trabajo en pequeñas partes para ser más productivo. Otra opción es aliarte con alguien que te ayude con algunas partes del mismo.

Recuerda además descansar adecuadamente y tomar tu tiempo para distraerte con tus amigos y familia.

En síntesis

Como puedes ver, no basta con solo tener conocimientos técnicos para poder ser exitoso como freelancer. Gran parte del logro de tus objetivos y de satisfacer al cliente está en cómo se maneja el trabajo y la forma en la que ofreces tus servicios.

Fortalece estas habilidades profesionales freelance: negocia los mejores términos, mantén una comunicación fluida, lleva tu trabajo de manera ordenada, resuelve los problemas de la mejor forma posible dando un buen trato a tu cliente y mantén bajo tu nivel de estrés.

Saludos y ¡mucho éxitos!

 

Ahorra tiempo y dinero, contrata un freelancer y dale vida a tus ideas con soyfreelancer.com