Jun 14, 2015

Incrementa tu productividad en un 14% con la técnica Pomodoro

Publicado en Productividad

Incrementa tu productividad en un 14% con la técnica Pomodoro

Si tiendes a distraerte frecuentemente o a intentar hacer demasiadas cosas a la vez, la técnica pomodoro es un método para administrar tu tiempo y organizarte mejor.

Es muy recomendable, si estás buscando una forma de incrementar tu productividad. Esta técnica te ayudará a enfocarte y ser más eficiente.

Se trata de un procedimiento sencillo para dividir el tiempo y agrupar tareas en espacios cortos de trabajo descanso, como te explicaremos en este post.

¿Por qué utilizarla?

Expertos en productividad que la han probado afirman que los ayuda a mantenerse enfocados. También a sentir menos tediosas las actividades que requieren concentración.

Francisco Sáez, fundador y CEO de FacileThings afirma que con la técnica Pomodoro ha logrado mejorar su productividad en un 14%.

Sí, puedes ser más eficiente y tener más tiempo libre:

Uno de los aspectos esenciales para lograrlo es organizarte y eliminar las distracciones que surgen por la falta de planificación para tus actividades. La técnica pomodoro te ayuda a conseguirlo.

Lo mejor de todo es que los pasos a seguir son muy simples y puedes implementarlos ya mismo.

*También podría interesarte: Cómo concentrarse en el trabajo

¿Cómo funciona la técnica pomodoro?

Se trata de administrar tu tiempo dividiéndolo en intervalos de trabajo de 25 minutos, con descansos cortos de 5 o 10 minutos entre cada uno.

Cada período de tiempo de 25 minutos es 1 pomodoro. Muy fácil, ¿cierto?

¿Por qué se llama así?

La palabra pomodoro significa tomate en italiano y la razón para que esta técnica lleve ese nombre es que su creador, Francesco Cirillo, utilizó un reloj temporizador de cocina en forma de tomate para implementarla.

Claro, tú puedes usar uno con la forma que prefieras…

La teoría de su creador es que el acto de girar el temporizador y el sonido que produce te hacen sentir comprometido con el tiempo que tienes disponible.

Esto te condiciona para que quieras completar todo tu trabajo en el tiempo asignado.

Y sin duda, así debe ser, ya que la técnica es muy popular entre profesionales de alto nivel y diversos como LifeHacker o WorkAwesome han escrito sobre ella.

¿Cómo usar la técnica pomodoro?

Para utilizar la técnica pomodoro, todo lo que necesitas es:

  • Una libreta u hoja para apuntar.
  • Un temporizador que te permita configurarlo en períodos de 25 minutos.

Una vez tienes estos artículos a la mano, sigue los pasos a continuación:

1. Anota las tareas

Apunta en tu libreta todo lo que debes realizar en una jornada de trabajo. Determina cuánto tiempo utilizarás para trabajar en cada una. Así podrás saber cuántos pomodoros necesitarás en tu jornada.

2. Proponte respetar el pomodoro

Elimina las distracciones, como revisar el correo electrónico, las redes sociales, comer bocadillos, hacer llamadas, etc.

3. Asigna pomodoros a cada tarea

Si una tarea o actividad es muy larga, puedes asignarle 2 o más pomodoros, subdividiendo avances para ir chequeando en cada uno.

Si hay varias tareas pequeñas, puedes agruparlas en un solo pomodoro.

4. Configura tu temporizador

Pon el temporizador para que suene en 25 minutos de trabajo y comienza con tu primera tarea. Al terminar el primer pomodoro, es decir al sonar el temporizador, debes tomar 5 minutos para despejar tu mente, estirarte, beber agua, etc.

Luego, inicia el segundo pomodoro. Utiliza los primeros minutos para recapitular hasta dónde dejaste el trabajo y los últimos para revisar el avance que has hecho. Sigue así con el tercero y cuarto pomodoro.

5. Toma un descanso más largo

Cuando tu temporizador suene por cuarta vez toma un descanso de entre 15 y 20 minutos.

Algunas personas incluso toman media hora, pero eso depende de cada quien.

Utiliza tu tiempo para hacer cualquier otra actividad que no sea la tarea pendiente. Luego, inicia nuevamente otra ronda de 4 pomodoros con 5 minutos de descanso.

Si de pronto surge algo nuevo:

Si surgen otras actividades que no tenías agendadas, anótalas en tu libreta de tareas y asígnales luego los pomodoros correspondientes. Recuerda que debes respetar los pomodoros asignados para cada tarea.

Como ves, para empezar a implementar la técnica pomodoro, puedes utilizar un temporizador de cocina cualquiera… Si no te es posible conseguir uno, vale usar el de tu teléfono móvil.

También existen diversas aplicaciones en el mercado que han sido diseñadas especialmente para este fin y ya vienen configuradas con los tiempos recomendados.

Algunas de ellas guardan estadísticas o están ludificadas para que veas tu puntuación y logros.

Las hay para prácticamente para todas las plataformas y dispositivos.

Algunas recomendaciones son Clockwork Tomato, ClearFocus o It’s Focus Time. Pero existen muchas más.

Lo importante es que puedas visualizar el tiempo y que tenga una alarma que suene fuerte para que no se te pase el tiempo si dejas de verla unos segundos.

Busca la palabra “pomodoro” en tu tienda de aplicaciones, elige una y comienza a usarla.

En síntesis:

Si trabajas en un proyecto que requiere varias horas de trabajo, esta forma de agendar el tiempo puede resultarte muy útil para incrementar tu efectividad, al completar tus tareas sin sentirte agotado.

Si estás aprendiendo algo nuevo, también puedes utilizar este método para concentrarte en tus estudios y fijar mejor tus conocimientos.

El sitio oficial, pomodorotechnique.com, recomienda que, conforme vayas dominando la técnica, te propongas un objetivo personal: Ser más productivo, mejorar la calidad de tu trabajo, tomar una vacación por todo el tiempo optimizado. Lo que tú quieras.

Puedes sugerir la técnica pomodoro a tus colaboradores o equipo de trabajo para eliminar tiempos muertos, organizar mejor la jornada laboral y sacarle el máximo provecho al día.


Cover: Marco Monetti