Buscar u ofrecer trabajo por internet es algo ya cotidiano y que van en aumento cada día, por lo que la red brinda ventajas a la hora de buscar también proyectos freelance; pero también abre la puerta a personas inescrupulosas que debes aprender a identificar para no aceptar a proyectos de malos clientes o de estafadores, que siempre han existido, pero que hoy también usan la red para buscar víctimas.

Esto no significa que debas evitar buscar trabajo en internet, ya que hay sitios donde puedes hacerlo de forma segura. 

Las plataformas de trabajo 2.0 o plataformas freelance brindan muchas ventajas y garantías a la hora de ser contratado para un proyecto. Por ejemplo, el pago como depósito en garantía y el seguimiento al avance del proyecto.

Sin embargo, muchas personas inescrupulosas tratarán siempre de buscar el modo de saltar las garantías que cualquier plataforma ofrece, ya sea contratando fuera del sitio, pidiendo muestras gratis, solicitando al freelancer claves o tarjetas con cualquier excusa, etc.

Ten cuidado cuando te sucedan este tipo de situaciones…

¿Te han pedido referidos o compras de productos para darte un trabajo?

¿Alguna vez alguien te ha dicho que “te contrata”, pero cuando debe pagarte el trabajo desaparece?

Estas son solo algunas formas en las que malos clientes y estafadores operan. Por eso, hoy vamos a darte algunos tips para identificar malos proyectos a los que no debes aplicar.

1. Clientes que solo buscan el precio más bajo

Además de que es obvio que no competirás por calidad sino por precio, este tipo de cliente suele ser “tóxico” y mala paga.

Logotipos por $5, aplicaciones por $25, traducciones por precios que dan risa. Todo con la excusa de que el trabajo es pequeño, que se hace rápido y que no tiene presupuesto. Lo que te dicen es que el que más barato cobre, se lleva el trabajo.

Este tipo de proyectos no te conviene, pues al final son clientes que tratan de no describir bien su proyecto, es decir que no detallan todo lo que hay que hacer. Solo se enfocan en decir que la oferta más baja gana. O tal vez no lo dicen explícitamente, pero el proyecto tiene tareas ocultas que jamás especifican. Y cuando obtienen el precio que quieren comienzan a recargar al freelancer con cosas que no estaban acordadas.

Entonces te das cuenta de que el trabajo no era tan pequeño como te decían y quieres cobrar más, pero no solo no acepta, sino que no te paga lo que ya hiciste.

Evita a los clientes que no definen bien sus proyectos y a quienes dicen que solo verán precio. En ambos casos, terminarás haciendo más de lo que acordaste y perder dinero en vez de ganar.

Puedes ver más de este tipo de clientes en nuestros consejos para evitar perder dinero trabajando freelance.

2. Muestras gratis sin pago

Una clásica y vieja fórmula para no pagar los trabajos. Y sin embargo, por la buena fe, muchos confían en este tipo de propuestas. Se trata del típico cliente que anuncia que necesita un trabajo muy extenso, pero que quiere una muestra adelantada de cómo lo harías. Desde luego, te dice que es una prueba y que no es pagada. Luego resulta que “no pasaste la prueba” y que no te contrata.

Mucho después, ves que el cliente ha usado tu trabajo de muestra para ganar dinero. El supuesto cliente obtuvo el trabajo gratis de ti y seguramente de muchas otras personas.

No caigas en este juego. Si el cliente te pide muestras de trabajo, envía algo de proyectos anteriores y que se encuentre en uso por otro cliente. Si te pide realizar alguna prueba cognitiva, puede ser un test online, pero no un avance de lo que el cliente está solicitando.

Un cliente legítimo que verdaderamente quiera una prueba antes de contratar estará dispuesto a pagarte por ella. Incluso si luego no usa lo que enviaste.

De darse esta situación, reporta inmediatamente al supuesto cliente detallando el nombre del mismo y de su proyecto al soporte de la plataforma.

3. Pequeños proyectos mal pagados con promesa de contrato

Esta es otra de las viejas conocidas, pero en la que muchas freelancers siguen cayendo. Se trata del típico cliente que te dice que hagas varios trabajos por cantidades miserables de dinero, con la promesa de que “si lo haces bien” te contratarán para algo fijo o recurrente y con una paga extraordinaria.

La excusa suele ser que quieren ver el estilo, la calidad o la velocidad de tu trabajo. Al final, el cliente sí te paga el trabajo, pero el precio por cada cosa es microscópico.

Y por supuesto, la contratación con un pago jugoso nunca se hace realidad.

La solución: Jamás apliques a trabajos mal pagados que ofrecen que habrá algo mejor después. Este tipo de clientes suele ser como las promesas de campañas políticas; una vez que obtienen lo que quieren se olvidan de lo prometido.

Un buen cliente no te pedirá una “audición” mal pagada. Si no está dispuesto a pagar lo justo por pruebas, no aceptes el trabajo.

4. Registro en un sitio externo a la plataforma freelance

Ese anuncio que se ve demasiado bueno para ser cierto. La promesa de un buen volumen de trabajo con un pago que es más que bueno. Es más, es absurdamente bueno.

Lo mismo entran acá los sitios de “madre soltera gana miles al día llenando encuestas desde casa”, que aunque son menos creíbles hoy en día, siguen atrayendo personas. 

Otros, por supuesto, son anuncios un poco más elaborados. Pero el común denominador es que te pone unos requisitos tan fáciles que ni te lo crees. Además, lo ponen como una labor con casi cero de esfuerzo.

Entonces aplicas y casi de inmediato recibes un mensaje del supuesto cliente, pidiéndote que se suscribas a su sitio web donde hay una publicación completa del trabajo.

Ahí te pedirán que envíes tu foto y tu currículum, pero todo lo que harás es registrarte y ser bombardeado con spam o exigencias de ganar más registros.

No hay trabajo ahí. Es el tipo de sitio que solo pide referidos y posiblemente el que colocó la oferta de empleo es alguien a quien le pagan con fracciones de centavo por cada referencia mientras ellos ganan tráfico y dinero por vender las bases de datos de gente que, como tú, se ha registrado.

Cuando apliques a un proyecto ten en cuenta que tú ya has proporcionado un portafolio y tu CV en la plataforma. No hay necesidad de que te registres ni lo mandes a otro sitio.

Desconfía de quien te diga que debes registrarte en otro sitio para trabajar. Un cliente legítimo no va a tratar de alejarte del sitio en el que te encontró.

Si esto sucede, puedes reportar esto a la plataforma de trabajo en la que veas la publicación.

5. Comprar productos para trabajar

Este es el sistema piramidal de trabajo llevado al mundo digital. El modelo de trabajo en el que te prometen ganancias que ningún profesional de tu área o nivel técnico puede ganar.

Suelen ser muy extensos y estar escritos en inglés u otro idioma para que obvies detalles (pero también los hay en español). Ofertas de sitios que dicen ser multinacionales con jugosos sueldos. Y todo lo que debes hacer es mandarles tu currículum y datos para que te contacten para un súper cargo con un súper sueldo, y también haciendo casi nada.

Obviamente, buscan alejarte de la plataforma freelance porque no pretenden contratarte en absoluto.

Una vez que te contactas vía correo, te dicen que para comenzar a trabajar “solo debes” adquirir algo que ellos venden: Un servicio online, un paquete vacacional, un seguro de vida, una computadora, un curso online, etc.

Por supuesto, el trabajo es que por tu cuenta vendas, si puedes, lo mismo que les compraste a ellos, pero en un volumen mayor, para pagarte una comisión. Si no lo logras, la comisión será de cero.

Puede que en algunos casos la inversión que te piden sea de unos pocos dólares y a cambio de cosas más pequeñas: Un kit perfumes, de herramientas, de artículos de cocina, de hierbas mágicas o de lo que quieras… La idea es que te sacarán dinero prometiendo que con eso podrás comenzar a trabajar y que es un producto “que se vende solo” y que es imposible que no te hagas rico.

De más está decir que es totalmente falso y que lo más seguro es que acabes con una colección de cosas que no querías y sin ningún trabajo. Y esto lo hacen con miles y miles de personas.

6. Anticipo abonado a tu cuenta bancaria

Esta es una muy peligrosa y con la que debes tener sumo cuidado:

Alguien promete contratarte por un presupuesto fijo. Te dice que te dará un pago anticipado fuera de la plataforma mediante una transferencia directa para que empieces el trabajo y que después contra entrega te pagará el resto.

Es fácil caer pensando que te ahorrarás comisiones con una transferencia directa, pero dar la información bancaria a un desconocido es un error. Prácticamente le estás pasando información sensible al “cliente” para vaciar tu cuenta.

O cuando menos, lo que puede pasar es que te pague una fracción de lo que vale el trabajo y luego desaparezca sin pagar.

Si vas a trabajar fuera de una plataforma online, una opción es que te envíen el anticipo mediante un método seguro y confiable como PayPal o Payoneer.

Pero la mejor forma de evitar trabajar y que el cliente desaparezca es exigir que el contrato se haga a través de una plataforma como SoyFreelancer.com, que trabaja con depósito en garantía prepagado 100% como anticipo.

Si el cliente se niega a hacerlo, es una señal de alerta de que no es un cliente legítimo. Debes reportarlo de inmediato.

Cómo evitar malos proyectos y estafas

En SoyFreelancer.com trabajamos con escrow o depósito en garantía:

Cuando un cliente elige tu oferta, paga por anticipado el valor total del proyecto. El sistema te envía una notificación indicando que tu oferta presentada ha sido seleccionada.

En caso de duda sobre los correos recibidos del sistema, puedes escribir al chat del sitio para verificar que el cliente ha realizado el pago anticipado y este se encuentra depositado en garantía.

Puedes corroborarlo ingresando a tu cuenta y viendo en el nombre del proyecto que esté indicado como Seleccionado. A partir de ahí, el cliente podrá asignarte tareas dentro del sitio y compartir archivos o enlaces contigo.

Una vez completado el 100% del proyecto, el cliente podrá liberar el pago.

Si dentro de la plataforma ya tienes un proyecto asignado que está en ejecución y un cliente deja de comunicarse contigo de repente, repórtalo a soporte@soyfreelancer.com para revisar el caso y pagarte la parte que te corresponda si el cliente desaparece.

Cómo denunciar una estafa en la plataforma

Ante cualquier señal de alerta, lo primero es no aplicar al proyecto. Contacta con el soporte técnico o el servicio al cliente del sitio en el que encontraste la oferta. Comenta el nombre del supuesto cliente y del proyecto e indica cuál es la irregularidad que observas.

Si ya aplicaste y te piden cuentas bancarias, avances del trabajo o muestras de trabajo gratis, no las envíes. Corta la comunicación con la persona y reporta los datos también al correo soporte@soyfreelancer.com.

Recuerda que las plataformas online no solo son intermediarias, sino una entidad de confianza entre el trabajador y el cliente. Por lo tanto, una buena plataforma de trabajo online velará siempre por el cumplimiento de los proyectos y la satisfacción tanto de los clientes como de los freelancers. 

cómo identificar proyectos falsos proyectos que no debes aceptar proyectos que no debes elegir qué proyectos rechazar Trabajo Freelance tratar freelance