—Quiero ser mi propio jefe y emprender un negocio desde casa.

—Llevo meses buscando trabajo y estoy pensando en poner algo propio.

—Tengo hijos pequeños y quisiera trabajar desde casa.

—Tengo esta idea desde hace años y me gustaría hacerla realidad.

Estas y otras frases son comunes entre personas emprendedoras en todo el mundo; sin embargo, no siempre se tiene la certeza de cómo o por dónde empezar para emprender un negocio desde casa.

No estamos hablando de promesas falsas de “trabajo fácil, horario flexible y ganando lo que tú quieras”, como esas ofertas de llenar encuestas por internet o vender cosas de catálogo a tus amigos. El mejor negocio desde casa es el que tú inicias con tus propios medios.

Hoy hablaremos de cómo puedes emprender tu propio negocio comenzando en tu casa, paso a paso, para hacerlo de forma exitosa:

1. Evalúa tus talentos (soft skills)

El primer paso es pensar en cosas para las que eres bueno en general. Talentos propios que son inherentes a tu personalidad.

Por ejemplo, puedes ser alguien muy creativo, alguien muy bueno atendiendo a personas o con grandes habilidades para la comunicación. Esos talentos natos son la base fundamental para cualquier emprendimiento de negocios exitoso.

Si nunca has sido autoempleado antes, tal vez necesites pensarlo un poco más para determinar si tienes el perfil de un emprendedor.

Algunos rasgos comunes que son necesarios para ello son:

  • Automotivación
  • Autosuficiencia
  • Perseverancia
  • Proactividad
  • Con capacidad para lidiar con la incertidumbre
  • Buen administrador de recursos
  • Facilidad para resolver conflictos

Además, debes ser flexible, abierto al cambio y con facilidad de adaptación. Si tienes esto, ya tienes muchos puntos a favor.

2. Evalúa tus habilidades

Esta parte se refiere a los conocimientos adquiridos a través de tus estudios, experiencia de trabajo o de manera autodidacta.

La diferencia entre los talentos y las habilidades es que los talentos se refieren a rasgos personales y las habilidades son conocimientos concretos en un área de trabajo determinada. Por ejemplo, alguien que es creativo, puede tener formación o conocimientos en diseño, en redacción, en arquitectura, etc. Mismo talento nato, pero habilidades técnicas distintas.

Haz una lista de las cosas que sabes hacer y que has aprendido a lo largo de tu vida.

3. Combina tus talentos y habilidades para generar ideas

Una vez que has pensado en cuáles son tus talentos natos y habilidades técnicas es momento de pensar qué tipo de negocios podrías iniciar con ellos. Este proceso funciona para cualquier clase de negocio, pero nos enfocaremos en cosas que se pueden realizar desde una pequeña oficina o un local en casa.

Por ejemplo…

Si eres bueno tratando con gente y tienes conocimientos culinarios, la primera idea sería un pequeño café, restaurante o bar local. Pero también podría ser preparar alimentos para entregar a domicilio, por ejemplo, a oficinas cercanas o escuelas.

Si tienes talento para las ventas y habilidades manuales, a lo mejor puedes crear tu propia tienda de artesanías, ropa, bisutería, decoración para el hogar, o incluso tener una peluquería.

O imagina que te consideras una persona paciente, con facilidad de expresión y conocimientos educativos:

Podrías pensar en ser maestro a domicilio, poner un taller para refuerzo escolar, tener un day care o guardería, etc.

Por otro lado, si tienes facilidad para organizarte y conocimientos en finanzas, podrías pensar en brindar asistencia virtual o poner una oficina contable.

Estas son solo algunas ideas de cómo puedes implementar ideas. Como seguramente tienes más de un talento y habilidad, es posible que saques varias ideas de negocio.

No limites tu pensamiento al hacer tu lista. Enumera todas tus ideas en esta etapa. Descartar opciones viene después.

4. Evalúa cuáles de los negocios funcionarían desde tu casa

Al emprender un negocio desde casa, necesitas tener en cuenta que no todas las empresas van a funcionar bien desde una zona residencial. Algunos, simplemente no son viables.

Por ejemplo, si deseas poner un laboratorio de productos de limpieza, es poco probable que puedas hacerlo en casa, ya que algunas sustancias son volátiles, ligeramente tóxicas u otro, y su preparación requiere equipo de seguridad y espacio para su fabricación.

Por otro lado, un negocio que implica una gran cantidad de clientes que vienen y van seguramente podría molestar a tus vecinos si es una zona cerrada o si se toman los parqueos aledaños.

Además, es importante que tengas en cuenta qué permisos locales se necesitan obtener en tu municipalidad o alcaldía.

Como ya tienes una lista hecha, ve descartando aquellas ideas que consideres poco viables debido a aspectos técnicos. Si estás decidido a iniciar un negocio en el que realmente puedas trabajar dentro de casa, descarta aquellos en los que la instalación necesitaría un local aparte o en los que debas salir de casa para realizarlos.

Así, por ejemplo, si no quieres movilizarte o no te será fácil, posiblemente ser maestro a domicilio o repartir comida preparada deba ser tachado de la lista.

Muchas personas que quieren empezar un negocio se saltan este punto, porque se les ha ocurrido una idea que les gusta y en la que sienten que serán buenos.

¡No cometas este error!

De lo contrario, corres el riesgo de invertir meses de tu tiempo, esfuerzo y dinero en algo que al final no va a funcionar.

Averiguar el margen de ganancias y hacer un plan de negocios es importante, pero estos pasos previos son necesarios si quieres iniciar un negocio en casa rentable y exitoso.

5. Saca números

Es hora de poner a prueba tu idea de negocio y ver qué tan bien te puede ir. A lo mejor tienes mucho talento para algo y cuentas con las habilidades que te permiten realizarlo, pero si la gente no está dispuesta a pagar por lo que ofreces, el negocio no va a funcionar.

Necesitas responderte 2 preguntas:

  • ¿Cuánto estarían dispuestos a pagar los clientes por este producto o servicio?
  • ¿Puedo obtener suficientes ingresos con eso?

Por ejemplo, supón que tienes un gran talento para la pintura y pones una galería de arte, pero solo puedes realizar 4 cuadros al mes debido al tiempo que cada uno de ellos requiere. Y que cada uno de ellos puede ser vendido hasta en $100. Eso significa que solo tendrás $400 de ingresos al mes. Y a ello deberás descontarle lo que vas a gastar en los insumos para realizarlos. Por lo tanto, no es un negocio que realmente vaya a ser rentable (a menos que pretendas vivir con $300 al menos, o menos).

Muchas personas no calculan el margen de ganancias antes. Pero debes recordar que un negocio se trata de generar beneficios. Si estos no son suficientes, nunca tendrás los ingresos necesarios para hacerlo crecer o para generar ganancias.

Vuelve a tu lista de ideas de negocios en casa y evalúa las diferencias en la obtención de beneficios de cada una. Si la respuesta a cualquiera de las 2 preguntas planteadas no es satisfactoria, descarta la idea.

Ten en cuenta que tú eres quien decide qué cantidad de ingresos es suficiente. A lo mejor hay personas que pueden vivir con un presupuesto mensual de US$800 al mes, otros necesitarán ingresos de US$2,000.

Por lo tanto, si quieres que tu nuevo negocio sea rentable debes evaluar seriamente la capacidad de tu idea para generar ganancias.

6. Haz un plan de negocios para evaluar la viabilidad de tu idea

Algunas personas tienen el concepto erróneo de que trabajar en un plan de negocios solo es necesario a la hora de solicitar un préstamo bancario. Pero en realidad, un plan de negocios sirve para evaluar todos los aspectos técnicos que implicará el negocio. Y así, determinar si tiene una oportunidad de convertirse en algo exitoso.

Una vez que hayas elegido una idea que te apasione y que consideres que va a funcionar, es hora de hacer tu plan de negocios.

*Si necesitas ayuda, una buena idea es contratar un asesor de negocios freelance.

La investigación de mercado y el ejercicio mental que realizas mientras trabajas en tu plan será de gran ayuda para que tengas éxito.

En tu plan de negocios deberás contemplar aspectos técnicos, por ejemplo:

  • Mercado meta
  • Canales de distribución
  • Proveedores de insumos
  • Recursos con los que cuentas
  • Punto de equilibro en las ganancias
  • Estrategia de precios
  • Costo de adquisición de cada cliente
  • Compra o ticket promedio

*Puedes conocer más sobre la elaboración de un plan de negocios aquí.

Si tu plan de negocios te muestra que tu idea no es viable, descártala, elige otra y realiza el proceso de nuevo. No te frustres si debes revisar 3 o 4 ideas de negocio antes de decidirte por uno que veas que funcionará.

¿Ya lo tengo listo… y ahora qué?

Ahora que ya tienes bien pensado el tipo de negocio que tendrás, es hora de pensar en el nombre y el diseño de tu logo.

7. Crea tu identidad de empresa

Si ya tienes determinado el tipo de negocio que vas a implementar y has visto que es viable, es hora de idear la que será tu marca y logotipo. Esta parte puede hacerse fácil si subcontratas a un experto en desarrollo de imagen corporativa.

Sin embargo, es importante contar con algunas nociones de qué debes tener en cuenta para elegir un buen diseño de logo. Por ejemplo:

  • El tipo de logo a usar
  • Los colores
  • La tipografía
  • El icono o pictograma
  • Cómo se verá en distintas superficies

Debes pensar qué tipo de valores deseas reflejar en tu empresa. Desde luego, no es necesario que desde el inicio tengas papelería y promocionales con el logo, pero sí que te servirá para darte a conocer en publicidad que coloques en la red, el rótulo fuera de tu casa, tu fan page u otros.

*Puedes aprender más sobre cómo elegir el diseño de un buen logo aquí.

Una vez que lo tienes claro, podrás solicitar la ayuda de un diseñador profesional.

8. Manos a la obra

Ahora que ya tienes definido tu tipo de negocio, un plan de trabajo y tu marca, es hora de poner manos a la obra.

Comienza por adquirir los insumos que tu negocio necesitará: una computadora, una cocina, equipo de peluquería, pupitres, archiveros, herramientas mecánicas… en fin, todo lo que usarás para hacer el trabajo.

Designa el lugar en casa donde vas a trabajar y procura mantenerlo exclusivo para ello. Organiza todo y comienza a darte a conocer entre tus conocidos y mercado natural primero.

Luego realiza publicidad en redes sociales. También, implementa las estrategias de marketing digital necesarias para irte dando a conocer poco a poco.

Un punto importante a recordar es que cuando inicias un negocio debes mantener tus costos lo más bajos posible. Esto, a fin de generar ganancias para alcanzar y sobrepasar tu punto de equilibrio lo más pronto posible. Si en algún punto necesitas asesoría profesional, lo mejor es subcontratar el servicio cuando se necesite.

Esto te ayudará a afinar aspectos técnicos u organizarte cuando no sepas cómo hacerlo, te permite tener asesoría técnica en el momento preciso, sin tener que contratar de fijo.

Conclusiones

Como ves, para emprender un negocio desde casa que realmente sea exitoso no hay atajos. No te dejes tentar por esas “ofertas de trabajo desde casa haciendo casi nada y a cualquier hora”. Si realmente quieres un negocio propio que sea exitoso, sigue los 8 pasos detallados anteriormente.

Recuerda que, si necesitas ayuda profesional, siempre puedes contratar un profesional freelance de forma temporal para ayudarte en tareas o áreas determinadas.

En SoyFreelancer.com puedes publicar todos tus proyectos y requerimientos para encontrar al experto que necesitas en cualquier área. Regístrate gratis y comienza ahora.

Comparte este post en redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn para estar pendiente de nuestros contenidos.

¡Muchos éxitos!

empezar un negocio empezar un negocio desde casa emprender un negocio desde casa ideas de negocios caseros iniciar un negocio iniciar un negocio desde cada negocio desde casa negocio propio negocio propio desde casa negocios desde casa negocios fáciles y rentables negocios rentables negocios rentables desde casa pequeños negocios exitosos poner un negocio en casa poner un negocio en mi casa poner un negocio propio trabajar desde casa