Mayo 18, 2017

Cómo crear un portafolios cuando no tienes experiencia

Publicado en Emprendedurismo

Cómo crear un portafolios cuando no tienes experiencia

Cuando trabajas como freelancer (o si has considerado hacerlo), una herramienta primordial para presentar a tus clientes es un portafolios profesional, el cual es como un resumen de tu trabajo y los servicios que puedes ofrecer, en él se suele colocar una muestra representativa de los proyectos en los que has trabajado; sin embargo, si apenas quieres comenzar a trabajar freelance o independizarte económicamente, puede que no sepas cómo comenzar y que no tengas idea de qué poner en el tuyo si no has tenido experiencia previa.

Es por eso que a continuación te damos algunos consejos sobre qué información puedes utilizar para que puedas crear un portafolios sin tener experiencia:

Tu perfil profesional

Lo primero es agregar un poco de información acerca de ti mismo. Además de tu nombre, obviamente, puedes escribir un objetivo o tu filosofía de trabajo. La idea es crear un resumen donde cuentes qué es lo que sabes hacer, desde cuándo lo haces, qué formación tienes en dicha área, qué programas manejas o qué otras habilidades posees que sean inherentes al servicio que estás ofreciendo.

Sé detallista al respecto y cuida mucho la redacción de esta parte, ya que esta es la introducción a tu portafolios y la presentación de ti mismo como profesional. De ser posible, crea un logo propio que sea tu marca personal.

*Talvez te interese leer: Cómo mejorar mi currículum

Proyectos personales o para amigos

Puede ser que alguna vez hayas trabajado en casa haciendo algo por el simple gusto de hacerlo o porque estabas aprendiendo y te quedó muy bien. O es posible que hayas ayudado a alguna persona allegada a ti con alguna tarea en particular:

  • Un proyecto escolar de tus sobrinos
  • Ayuda con la tesis de un amigo
  • Algún trabajo del colegio o de la universidad (si trabajaste en grupo, recuerda dar crédito a los involucrados)
  • Mejoras en tu propia casa
  • Un diseño para el negocio de velas aromáticas de tu amiga
  • Un sitio web para una banda musical

En fin, cualquier cosa en la que hayas usado tu creatividad y habilidades profesionales para crear o mejorar el trabajo. Puedes juntar fotografías o archivos digitales de los mejores trabajos que has hecho y colocarlos en tu portafolios.

Incluso puedes incluir propuestas de rediseño para trabajos que aún no existan, como por ejemplo, una propuesta de cómo verías el rediseño de una fanpage de Facebook o LinkedIn o tu propia versión de un arte gráfico famoso (interpretaciones de personajes de cómics, pinturas, etc).

Trabajo voluntario para instituciones

Puedes buscar instituciones como ONG’s o negocios locales para trabajar como voluntario ofreciendo tus servicios profesionales. De este modo, puedes ir recopilando proyectos realizados para empresas o entidades reconocidas, lo cual, desde luego, generará confianza en quienes vean tu portafolios para poder encomendarte trabajos en los que se requiere experiencia laboral. Si ya has participado en algunos trabajos de este tipo, es buena idea colocarlos en tu portafolios.

Formación 

Si has tomado cursos especializados de algún área profesional relacionada con tus servicios, seguramente has realizado trabajos en el proceso de aprendizaje, puedes retomarlos para sacar muestras de los mejores y colocarlos en tu portafolios. Si no lo has hecho, es muy recomendable que te suscribas a alguno para ir recopilando trabajos.

Además, tener formación en cursos especializados te dará más credibilidad ante tus posibles clientes, por lo que nunca está de más aprender cosas nuevas.

Presenta tus trabajos lo más profesional posible

Sé creativo a la hora de dar formato a tu portafolios y cuida mucho los detalles, además revisa que la información se vea ordenada y clara. Usa colores alegres y tipografía que sea fácil de leer para que sea estéticamente agradable.

Si no eres diseñador o no tienes muchos conocimientos, es mejor que contrates a uno profesional para que te ayude a diseñarlo a tu gusto. Otra opción es comprar una plantilla.

La presentación visual de un portafolios es muy importante para que un cliente potencial decida que quiere encomendarte su trabajo, así que no escatimes esfuerzo en dejarlo lo mejor posible.

Usa un formato amigable

A la hora de crear tu portafolios, hazlo en un tipo de archivo que cualquier persona pueda ver en su computadora, como PDF, jpg, entre otros. Mejor aún, crea un portafolios en línea para que esté disponible desde la red y que, de esa forma, cualquiera podrá visualizarlo.

Incluso, puedes utilizar servicios como Google Docs, Slideshare, Issuu o tu propio sitio web, con tu nombre.com (te puedes imaginar que bien se vería eso).

Si tu trabajo ha sido un sitio web, puedes colocar capturas de pantalla y enlaces a la página web como tal.

Un último detalle…

No olvides que debes colocar tu información de contacto en tu portafolio, teléfono, correo electrónico, redes sociales o sitio web. Es importante que quien reciba tu portafolios sepa cómo encontrarte.

La plataforma de SoyFreelancer.com te ofrece la posibilidad de crear tu portafolios en tu perfil profesional. Podrás colocar imágenes, videos y enlaces a sitios de empresas con las que hayas trabajado, para que los clientes potenciales puedan ver el trabajo que has realizado.

Además, podrás agregar todas tus habilidades o áreas de competencia por medio de viñetas (tags), para que al cliente le sea más fácil encontrar tu perfil de acuerdo con lo que esté buscando.

Si aún no te has registrado, te invitamos a hacerlo visitando www.soyfreelancer.com, donde además encontrarás proyectos a los que puedes aplicar para comenzar a adquirir experiencia.

Pon manos a la obra y comienza a crear un portafolios profesional para promoverte a ti mismo ahora. ¡Mucha suerte!

Portada: Jeff Sheldon

Artículos relacionados