Muchos han soñado desde siempre el poder trabajar desde casa. Desgraciadamente, debido a la crisis del coronavirus, muchos de ellos se han visto obligados a poner en práctica el teletrabajo. Lo cierto es, que trabajar en casa puede no ser más gratificante para uno que para otros.

El teletrabajo es la nueva forma de trabajo que se implantó desde hace unos años. Muchos emprendedores han optado por este método de trabajo para desarrollar y poner en alza sus negocios online, gracias a sitios web como Oberlo.

Sin embargo, no todo el mundo tiene ese gen del trabajador independiente, ya que hay quienes no aguantan la idea de quedarse en casa durante toda la jornada laboral, mucho menos con todo el tiempo que está durando la cuarentena y teniendo que compartir este con otras personas.

Por ello, dejamos algunos consejos para sobrellevar la nueva experiencia de trabajar desde casa en cuarentena, de manera productiva, beneficiosa y saludable.

trabajar en cuarentena

1. Ten autodisciplina y organízate

En muchas ocasiones, trabajar en el mismo lugar en el que vivimos puede generar una sensación de dejadez. Por ello es necesario que se marquen determinadas pautas y rutinas, evitando sobre todo el pasar todo el día en pijama. Lo más importante es marcarse una rutina del mismo modo que si fuésemos a la oficina. Esto significa que desayunes y te vistas como lo solías hacer normalmente.

Este es uno de los puntos más importantes. Es necesario organizar una rutina de trabajo, dividiendo tareas del día y destacando en qué momento se llevarán a cabo. Para un buen rendimiento profesional, se deben respetar las tareas programadas para el día y tratar de marcarte las actividades del día siguiente en la agenda. De este modo, puedes ir tachando las tareas que vayas realizando.

2. Adapta un rincón para trabajar

Que no puedas trabajar en una oficina no significa que no puedas adaptar tu casa para tener una oficina propia. Este se trata de otro de los aspectos importante para que esta nueva tónica de trabajo resulte productiva y agradable. En vez de trabajar en el sofá o en la cama, asigna una habitación o un habitáculo específico para trabajar.

Puesto que en las empresas muchos tienen escritorios en naves abiertas que dan sensación de amplitud, encontrarse en la soledad de la casa sin la presencia de otras personas con las que compartir una rutina de trabajo resulta cuando menos en somnolencia y poca motivación.

Por el contrario, hay quienes prefieren la soledad de su propia oficina. Para estos, la idea de trabajar en casa compartiendo un espacio con otros puede desconcentrarles. Por eso es importante que cada persona se adecúe un espacio en casa en el que se sientan cómodos trabajando. Esto será un condicionante para realizar un buen trabajo.

3. Tómate tus descansos

Trabajar desde casa no tiene nada que ver con que tengas que trabajar a cualquier hora. Puedes mantener el mismo horario de trabajo que tenías. Pero puedes hacer pausas de entre 20 y 30 minutos para descansar, tomar un café o abrir la mente, para volver a ponerte manos a la obra.

4. Un poquito de música no viene mal

Puede resultar interesante y desestresante, escuchar música que sea acorde a las tareas que tengas que realizar. La música puede ser en estos momentos tu mejor aliada para las emociones.

5. Deja claro cuál es tu espacio

En el caso de que te encuentres compartiendo casa con otros miembros de la familia, asegúrate de que respeten tu espacio de trabajo durante las horas que dure tu jornada laboral. Esto puede conllevar la modificación de ciertas rutinas del hogar. Proponer nuevas pautas para la convivencia. Puede tratarse, incluso, de una buena excusa para renovar o volver a descubrir vínculos familiares.

6. Apartar las distracciones

Debido a que en casa no tenemos los mismos estímulos que en nuestro lugar de trabajo, esto puede provocar que en casa tengamos una mayor distracción. Todo ello puede hacernos sentir como que no estamos siendo productivos o que la rutina diaria no nos está cundiendo de la misma manera.

Confinados en nuestros hogares, lo único que cambiará de nuestra rutina es que ya no tendremos que desplazarnos a nuestro lugar de trabajo. Siempre hay cosas positivas y negativas con este cambio de rutina. Lo positivo es que ganaremos un tiempo valioso. Por el otro lado, corremos el peligro de caer en el llamado “El Día de la Marmota”, con el que los días se convierten en una repetición del anterior, cayendo en una monotonía negativa que nos perjudica en nuestra rutina laboral.

Para muchos, los cambios repentinos en el trabajo, y debido en este caso la gran mayoría de ellos a la crisis del coronavirus, pueden provocar en ciertos trabajadores una sensación de ansiedad. Para otros, este tipo de trabajo es mejor. Reorganizar nuestro trabajo puede ayudar a sacar el lado positivo de esta nueva experiencia.

 

cómo trabajar en cuarentena consejos trabajo en cuarentena trabajar desde casa en cuarentena trabajar en cuarentena