Si eres freelancer o profesional independiente, seguramente has oído hablar del coworking, una tendencia que se va popularizando cada día más y que es una alternativa al trabajo en casa o en una oficina. 

Una de sus ventajas es que ofrece flexibilidad y la oportunidad de ampliar tu red de contactos… Si aún no sabes lo que es el coworking, en este post te contamos más sobre ello: 

¿Qué es coworking?

La palabra como tal es una palabra inglesa que deriva de la unión del prefijo co-, que significa “en colaboración” o “en compañía”, y el verbo work, que significa trabajo. Es decir, cotrabajo o trabajo colaborativo. 

Es un término que se usa para describir un espacio de trabajo compartido por dos o más personas que no necesariamente laboran para la misma compañía. En lugar de trabajar de forma remota desde oficinas o lugares separados, los freelancers o los profesionales independientes, pueden compartir un entorno de trabajo. Esto puede hacerse de forma ocasional o por horas regulares de trabajo. 

Todo depende de la necesidad de cada uno.

La diferencia entre simplemente rentar una oficina y buscar un espacio de coworking es que en el primer caso estás aislado; en el segundo, el espacio de colaboración es abierto y compartido. 

Muchos espacios de trabajo colaborativo tienen un estilo similar a un café, un loft o una recepción. Otros a lo mejor tienen un estilo más de entorno de oficina. O una combinación de un poco de todo. La idea principal es que los trabajadores independientes se reúnan en un lugar compartido.

Ventajas del coworking

 

Por supuesto, trabajar solo tiene muchos beneficios, como más capacidad de concentración o poder personalizar tu espacio a tu gusto. Pero también puede tener inconvenientes, como que te sientas un poco solo de vez en cuando, trabajando desde casa.

Por ello, muchos profesionales independientes optan por los espacios de coworking, que ofrece compañía, entre otras ventajas: 

1. Compañía y sentido de comunidad

El ser humano es un ser social y, por mucho que algunos digan preferir la soledad, de vez en cuando también necesitan el sentido de pertenencia que brinda una comunidad, así como conversar con alguien. Conocer colegas. Hacer amigos. 

Más allá de un sitio de trabajo, el espacio de trabajo colaborativo brinda la posibilidad de reunirte con otros profesionales que son como tú, que trabajan en tu misma área profesional o en áreas relacionadas. El coworking brinda un entorno de comunidad y pertenencia. 

2. Entorno creativo

Quizás el aspecto más atractivo del coworking es el entorno creativo y el sentido de comunidad de profesionales afines. Si usted es alguien que ha trabajado desde casa durante más de una docena de años, puede sentir que se está perdiendo la camaradería que otros experimentan cuando tienen una oficina regular a la que ir y compañeros de trabajo con los que vincularse, incluso con actos simples como saludar entre ellos al comienzo del día o compartiendo un descanso para tomar café. 

Un espacio de coworking ofrecería estos beneficios mientras le permite mantener su libertad de trabajo independiente. También podría sacarte de la casa y todas sus distracciones.

Las personas que tienden a trabajar mejor junto a otras (p. Ej., Extrovertidos) pueden apreciar especialmente el coworking.

3. Ampliar tus redes

Otra de las ventajas que ofrece trabajar en espacios de coworking es que, al estar en contacto con otros profesionales independientes, puedes ampliar tu red de contactos. Es el lugar perfecto para encontrar socios de negocios o personas con las cuales trabajar proyectos compartidos. Incluso pueden referirse clientes mutuamente. 

Es decir que el potencial de creación de redes de estos espacios de trabajo colaborativo es grande y puede ayudarte en tu carrera profesional. Las personas que conoces en un lugar de coworking pueden ser grandes aliados o socios estratégicos a futuro. 

4. Comodidades y equipo de oficina 

Muchos trabajadores freelance no cuentan con un espacio cómodo en casa para laborar. No solo porque viven en un lugar pequeño, sino porque no cuentan con mobiliario de trabajo. 

Algunas personas trabajan en el sofá, la mesita de la sala o el comedor e incluso en la cama. Lo cual está muy bien… de vez en cuando. Pero a la larga, tu espalda lo resentirá. Y tal vez no puedas (por ahora) comprar un escritorio y sillas de oficina, por espacio o presupuesto.

Muchos espacios de coworking ofrecen estas comodidades, estando equipadas con muebles pensados para el trabajo. Y a diferencia de ir a un café común y corriente, el espacio de trabajo colaborativo está pensado para que puedas enfocarte en lo que tienes que hacer.

5. Horario flexible y menor costo que una oficina privada

Muchas oficinas de coworking permiten al trabajador independiente hacer uso de sus instalaciones hasta tarde. Esto puede ser útil, por ejemplo, para quienes atienden clientes en persona: Coach personales, psicólogos, tutores o profesores particulares, etc. Pero también si tienes un trabajo que está tomando más tiempo de que pensabas. 

Además, a diferencia de una oficina independiente, donde tú debes llevar tu mobiliario o pagar por todo lo que está dentro, el espacio de coworking lo ofrece por una fracción del precio. Como lo que haces es pagar por las horas de uso, puedes prescindir de comprar equipos costosos, como fotocopiadoras, impresoras láser, scanners u otros. Sin mencionar el costo de escritorios y muebles. 

Algunas ofrecen otras comodidades como salas de reuniones, lugares de descanso, internet de alta velocidad, una cafetería o un espacio de cocina, etc.

Es decir que cuentas con todas las comodidades de una oficina, pero a un costo muchísimo menor. Además, cuentas con la flexibilidad de alquilar espacios por meses, semanas, días u horas, dependiendo de tu necesidad. No estás atado a un contrato fijo, como en un edificio de oficinas regular, donde te cobrarán la renta la uses mucho o poco.

Si la mayor parte de tu mañana te pasas en reuniones con clientes y te dedicas al trabajo de escritorio solo por las tardes, a lo mejor una oficina no es tan rentable como el espacio de coworking, donde puedes pagar solo el tiempo que necesitas. 

Desventajas del coworking

Desde luego, las ventajas del coworking pueden sonar a que resuelven todo para el trabajador freelance, pero también puede tener algunas desventajas o aspectos que debes considerar.

Después de todo, no todo es para todo mundo. Estas son algunas de las desventajas del coworking: 

1. Costo adicional en tu presupuesto 

Por supuesto, nada es gratis en la vida. El primer inconveniente del coworking es que, debes apartar un presupuesto adicional para rentarlo. Costo que en casa no se incrementa, aunque tu vivienda sea alquilada, pues hacerle espacio a un escritorio no te costará más en la renta mensual.

Aun así, es más barato que una oficina, pero sigue siendo un costo a considerar, así que tenlo en cuenta. Sobre todo, si vas comenzando y tienes pocos clientes todavía o si tus gastos en casa son grandes ya de por sí. 

2. Distracciones 

Otro inconveniente del coworking es que, al ser un ambiente compartido, podrías tender a distraerte tanto como en una oficina común, con el ruido e interrupciones de otros. Dependiendo de tu personalidad, también podrías tender a perder el tiempo charlando con los demás o pasando mucho tiempo en la cafetería. 

Ten esto en cuenta antes de considerar trabajar en un espacio compartido. Si tiendes a distraerte mucho, es mejor que lo dejes solo para reuniones con clientes o casos muy especiales. 

3. Menos privacidad 

Aunque en un lugar de coworking el ambiente es más relajado que en una oficina corporativa, obviamente no puedes pasar como en tu casa, donde puedes incluso quedarte con la pijama con la que dormiste y no sucede nada. 

Si tiendes a ser un poco desordenado, tampoco puedes dejar tu reguero por ahí sin consideración a los demás. Por otro lado, deberás cuidar más tu lenguaje y costumbres. Si estás acostumbrado a apilar trastos hasta que rebalsan, en un espacio compartido, deberás acostumbrarte a lavar lo que uses en el momento. Si acostumbras hablas muy fuerte, deberás modularte.

Por otro lado, al estar en un espacio compartido, obviamente pierdes privacidad, ya que a menos que acapares al 100% la sala de reuniones para ti solo, cualquiera puede ver lo que haces o escuchar cuando hablas. También, en qué sitios de internet te distraes. 

Ten esto en cuenta, ya que si bien, la pertenencia a una comunidad ofrece beneficios también requiere el seguimiento de normas. 

4. Estar lejos de casa

Este punto puede parecer ilógico ponerlo como desventaja, pues la idea de un lugar de coworking es justamente alejarte del entorno doméstico para romper la rutina. Pero en realidad, debes considerar tus necesidades y las de tu familia.

Si de pronto, tu perro se estresa por quedarse solo, a lo mejor no es tan buena idea trabajar fuera. 

También, si tienes hijos pequeños o en etapas escolares tempranas, podrías querer estar en casa para recibirlos al volver de clases. O en caso de que se enfermen, poder estar ahí para atenderlos. Por otro lado, si te vas a trabajar fuera deberás pagar el servicio de niñera. 

Si tienes un adulto mayor en casa que necesita ayuda para ciertas tareas o debes estarle recordando de sus medicamentos, la opción de estar lejos podría no ser tan buena.

5. Costos de transporte 

No olvides, por supuesto, que a menos que el sitio de coworking quede a un par de calles de casa y puedas irte a pie, el movilizarte hasta ahí toma tiempo en el tráfico. Tiempo que pierdes en lugar de estar en algo productivo. 

Desde luego, puedes irte en Uber para avanzar algo mientras llegas, pero es más dinero en tus costos. Y si decides usar el metro, el autobús o tu propio vehículo, de todas formas, deberás considerarlo en tu presupuesto, ya que ninguno de ellos es gratis. 

Desplazarse requiere tiempo y el tiempo es oro. Este es un factor de desventaja si lo comparas con quedarte en casa, donde el costo del transporte es cero. 

En conclusión

Como puedes ver, el trabajo colaborativo o coworking ofrece soluciones para quienes desean ampliar sus redes y trabajar en un entorno creativo y de colaboración. Pero se debe evaluar varios aspectos a nivel personal y familiar antes de decidirse por ello. 

Dicen que el pasto siempre es más verde al otro lado y es posible que trabajando solo, quieras volver a experimentar ese sentido de pertenencia comunitaria que tenías cuando trabajabas en una compañía. Pero dependiendo de tu situación, a lo mejor de momento lo ideal sea trabajar desde casa adaptando un espacio dentro de tu hogar. 

En cualquier caso, siempre tienes la posibilidad de hacer la prueba por unas horas o unos días y ver qué tal te funciona. A lo mejor, incluso decidiéndote por el trabajo desde casa, te guste la idea de cambiar de ambiente de vez en cuando, sin tener que conformarte con una cafetería.

Después de todo, el coworking existe para ofrecer flexibilidad y apertura en un ambiente profesional.

beneficios del coworking coworking coworking ventajas y desventajas qué es el coworking ventajas del coworking