Desde el primer momento en el que un usuario llega a una página web, este forma una opinión inmediata de lo que ve. Dependiendo de lo que aparezca en la página el internauta decidirá quedarse o cerrar la pestaña.

Pero más allá de esto se encuentra otro obstáculo a superar por parte del creador de la página: el reto de mantener al visitante interesado para que se quede navegando por el sitio web lo máximo posible y que disfrute del contenido disponible. Con el fin de complacer al lector se suele invertir un buen tiempo en el aspecto y la presentación de los sitios web.

Entre los elementos que hacen una página web atractiva se encuentran:

  • Estética
  • Diseño
  • Facilidad de navegación
  • Intuitividad de la página.

En lo referente al diseño, la interfaz debe ser simple, pero estéticamente bonita. Es mejor que sea minimalista. Con demasiados elementos en la página los usuarios se distraerán y no sabrán a dónde mirar. Esto puede resultar bastante abrumador.

Un ejemplo de cómo hacer las cosas es JackpotCity Casino. El sito utiliza letras claras, una estética que capta la atención y un elegante fondo negro. El logo de la organización también deberá entrar por los ojos y que caracterizarse por su sencillez y memorabilidad.

Más allá de lo puramente estético puede ser interesante mostrar desde el principio y en la cabecera de la página algunos pocos elementos centrales que dan la bienvenida como hace Airbnb. Arriba del todo podrá aparecer una apelación directa al público objetivo con un uso de vocabulario cotidiano que explique qué es lo que puede ofrecer la página al usuario.

La sección que muestra los apartados a visitar en la página (Inicio, Sobre nosotros, Contacto…) deberá ser igual de sencilla. Aquí se intentará minimizar el número de secciones y que no choque esta barra con los demás contenidos iniciales de la página. Esto lo hace bien Dropbox, con solamente dos apartados en la cabecera: “Para equipos” y “Para particulares”.

Además de esto, puede ser una buena idea incluir un video explicativo para dotar la página de un elemento más intuitivo. También enlazar las cuentas en redes sociales para dar credibilidad y una sensación de confianza al servicio.

En general conviene no dar la bienvenida al internauta con largos párrafos, demasiadas imágenes en movimiento o gifs. Aunque es fundamental incluir algún elemento visual que llame la atención de manera atrayente. Podría ser justamente esto mismo lo que hace que un negocio sea exitoso o no.