Cuando necesitas presentar un documento importante, uno de los aspectos por los que más te preocupas es por la revisión de ortografía del mismo, lo cual es fundamental para una presentación profesional.

Obviamente, tú ya lo revisaste y para ti está bien. No solo lo escribiste con mucha dedicación, además lo has leído varias veces.

Pero ¿sabías que…?

Cuando leemos un documento varias veces, nuestro cerebro deja de revisar palabra por palabra y va abarcando oraciones completas para facilitar el proceso de recopilación de información. Nuestra mente incluso es capaz de rellenar palabras que faltan y hasta de “enderezar” una palabra que esté mal escrita o con typos.

Así, si por ejemplo escribes “se puso le traje”, es posible que tu cerebro lo lea como “se puso el traje” automáticamente y el error se quede sin corregir.

Al trabajar en un proyecto grande —una obra literaria, una tesis, un reporte técnico extenso—, seguramente habrá errores que no vas a detectar por más que leas y releas el documento.

Si te preguntas qué se puede hacer…

En estos casos no solo basta una revisión con tu procesador de textos. Es necesaria la ayuda de un corrector de estilo: Un profesional de área de la lingüística que se especializa en la revisión de ortografía y gramática de documentos.

Alguien que no ha leído nunca tu obra, por lo que revisará oración por oración y palabra por palabra, verificando que todo esté bien escrito. Alguien que, por otro lado, es experto en sintaxis y va a verificar que todo lo que has puesto haga sentido.

¿Cómo consigo un corrector de estilo?

Puedes contratar el servicio a muy buen precio si buscas freelancers para comparar ofertas. Por supuesto, como en todo, no solo es importante el precio, sino la calidad.

Hoy veremos algunos tips que te serán muy útiles a la hora de elegir a quién contratar y que también te servirán para obtener mejores resultados. Todo ello, a fin de que tu trabajo esté listo a tiempo y sin errores. 

1. Organízate con tiempo

Aunque esté demás decirlo, es importante que pienses en encargar el trabajo con suficiente tiempo y que no estés corriendo a última hora con ello. De ese modo, tendrás tiempo de actuar si por algún motivo la persona que contratas se atrasa con el trabajo.

Debes programarte para poder recibir el trabajo con una o dos semanas de anticipación a la fecha en la que lo tengas que presentar.

Dependiendo de la complejidad del tema a revisar, un corrector de estilo puede avanzar de 20 a 30 páginas por día (10,000 a 15,000 palabras diarias). Por ejemplo, si tu documento tiene 100 páginas, mentalízate para esperar una semana aproximadamente para la entrega final.

2. Revisa previamente tu documento

Entre más “nivel de intervención” requiera el texto, es posible que quien hace la revisión de ortografía cobre una tarifa mayor.

El nivel de intervención se refiere a qué tanto necesita el texto para ser entendible y estar bien escrito sin errores.

Por ejemplo, si entregas un documento sin ningún signo de puntuación y centenares de faltas, tal vez te cueste casi el doble. Y si no habías dejado que la persona viera alguna parte del documento para saber qué tantas correcciones se requerían, es posible que al recibirlo desista de realizar el trabajo.

Lo más recomendable es que antes de cotizar, utilices al menos la herramienta de corrección ortográfica incorporada en tu procesador de textos (Word, Google Docs, etc.).

Obviamente, este paso no garantiza que tu documento no contenga errores de gramática u ortográficos que el programa no detecta. Es justo por ello que vas a contratar a un corrector profesional. Pero sí ayuda a que el trabajo sea más rápido, más fácil y, sobre todo, que te cueste menos y puedas negociar mejor la tarifa.

3. Cotiza la cantidad de palabras

Cuando ya tienes tu documento final lo mejor revisado posible, es hora de ver la cantidad de palabras para cotizar precios.

En procesadores de texto como Word, esta información aparece en la parte inferior izquierda de la ventana. En otros como Google Docs, esta opción se encuentra en el menú Herramientas.

Una vez que sepas la cantidad de palabras, puedes solicitar una oferta de forma puntual.

Si lo deseas, puedes buscar una agencia de correctores, pero si quieres realmente comparar los mejores precios y tiempos de entrega, lo mejor es publicarlo en una plataforma de trabajo freelance. Ahí encontrarás cientos de expertos en materia y podrás ver sus trabajos previos.

Recuerda detallar:

  • Tema del documento
  • Número de palabras
  • Fecha de entrega

Así recibirás propuestas más rápido y te ahorrarás varias preguntas de los ofertantes. 

Ten en cuenta que los profesionales de corrección de textos cotizan por cantidad de palabras, no por cantidad de páginas. Generalmente, el precio se calcula por millares (y fracciones). Tenlo en cuenta y consulta a cuánto te están cobrando cada millar en cada oferta. Así podrás saber exactamente por lo que estás pagando.

Eso sí: 

Asegúrate de que el documento es final. Es decir, que no harás cambios una vez entregado ni incluirás más texto en el mismo. De lo contrario, puede haber un recargo en el precio y un cambio en la fecha de entrega.

4. Fíjate en la redacción del freelancer

Cuando estés comparando las ofertas que recibas, fíjate bien en la redacción de quien la envía. Incluso si te escribes por correo electrónico, es necesario que veas que sus correos estén bien escritos.

Obviamente, no eres tú el experto en lenguaje. Pero si su correo viene con palabras mal escritas, si escribe su nombre sin mayúscula inicial, si no usa signos de puntuación o si escribe preguntas sin el signo de interrogación de apertura (es decir, si no coloca el signo “¿” al inicio), seguramente no es alguien profesional. Descarta a esos candidatos y quédate con quienes sí tengan buena redacción cuando se comunican contigo.

5. Consulta experiencia y portafolio

Como dijimos al inicio, no se trata solo del precio más bajo. Es importante que preguntes a la persona si cuenta con alguna muestra de documentos en cuya edición haya participado y si ha trabajado en temas similares.

Prefiere a un profesional que tenga experiencia en corregir documentos similares al tuyo. En especial si se trata de tesis, estudios técnicos o documentos empresariales, ya que requieren un mayor nivel de habilidad y dominio de términos especializados.

Recuerda que la revisión de ortografía no solo implica que las palabras estén bien escritas. También es necesario que el lenguaje sea claro y que las ideas estén completas. 

Entre los perfiles profesionales que puedes elegir están: periodistas, licenciados en comunicaciones, lingüistas, técnicos en redacción, técnicos en corrección de estilo u otros similares.

6. Pide entregas parciales

Si tu documento es extenso y va a demorar más de un par de días, además de encargarlo con suficiente antelación, es necesario que solicites entregas parciales para garantizar que vas a tener el trabajo completo a tiempo.

Pro tips:

Guarda una copia del documento original antes de entregar. Al nuevo que recibas, colócale en el nombre algo como “avance 1” o “para revisión”. Esto, a fin de no confundirlo con tu copia original

Solicita que te entreguen el documento o los avances con el control de cambios habilitado. Esto es para que puedas revisar el trabajo realizado y aprobar o rechazar los cambios hechos en el mismo.

En Word, el control de cambios se habilita en el menú de Revisión. En Google Docs, cambia el modo de “Edición” a “Sugerencias” para visualizar los cambios.

Puedes solicitar a quien oferta que detalle la cantidad de texto que entregará cada cierto período de tiempo. Por ejemplo, si te podrá entregar un avance de unas 45,000 palabras cada 3 días. Así también te aseguras de tener tiempo para revisar cada avance.

Esto es realmente importante:

Si en primer día en que tocaba una entrega parcial, la persona se atrasa, cancela su contratación y elige a alguien más. En cambio, si las primeras entregas se realizan a tiempo, lo más seguro es que no haya retrasos más adelante.

7. Contrata con depósito en garantía

Para asegurarte de no perder dinero pagando anticipos y que luego no te entreguen el trabajo acordado, lo mejor es contratar a través de una plataforma con sistema de escrow o depósito en garantía, como SoyFreelancer.com. Dentro del sitio, podrás recibir ofertas, comparar, hacer consultas y contratar expertos en corrección de estilo.

Además, una vez contratado el freelancer, podrás asignar tareas y recibir entregas parciales hasta completar el 100% del proyecto. Al finalizar, podrás liberar el pago completo al profesional seleccionado.

Como puedes ver, contratar servicios de revisión de textos requiere que tomes tu tiempo para preparar la información y para elegir a la persona indicada. Recuerda que no todo se trata del precio, sino de calidad y cumplimiento también.

Sigue estos tips y tendrás siempre tu trabajo bien hecho y entregado a tiempo.

 

corrección de tesis corrección de texto corrector de estilo revisión de ortografía servicios de corrcción de textos servicios de revisión de ortografía