7 pasos para lograr tus metas y propósitos [esta vez de verdad]

Cuando inicias cada año o nuevos ciclos en tu vida, sueles nuevos propósitos con el objetivo de lograr tus metas. Son logros que las personas se plantean alcanzar a través de un lapso de tiempo corto: Inscribirse al gimnasio, iniciar la dieta, terminar su carrera, iniciar su propio negocio.

Pero poco a poco, las metas planteadas se van quedando postergadas. A esto, se suelen dar diversas explicaciones que no son más que una excusa para no hacer lo que tenías pensado.

Si has llegado a mitad de año y te preguntas qué hacer para lograr tus metas y retomar tus propósitos, te planteamos unos tips para pasar de los sueños a los hechos.

A continuación verás 7 consejos para lograr tus metas paso a paso:

1. Define metas específicas

La diferencia entre los deseos y las metas es que los primeros solo son ideales que esperas que se te cumplan conforme pasa el tiempo. Una meta, en cambio, es un objetivo que te trazas y para el cual tomas un plan de acción.

Por obvio que parezca este detalle, debes tener claro que, mientras no te decidas realmente a tomar acción para concretar tus proyectos, tus sueños no se cumplirán solos.

¿Quisieras abrir un local de comida? ¿Tu propia tienda de artesanías? ¿Aprender algo nuevo? Piensa qué es lo que realmente quieres lograr, cómo quieres que sea y prepárate a trabajar en ello.

Sé lo más específico posible en lo que deseas hacer. Anota tus metas en un bloc de notas o cuaderno. Hacer una lista de propósitos te ayudará a enfocarte y sentir que trabajas ya en algo concreto. Es mucho más efectivo que si solo lo dices, ya que tu cerebro tiene un “refuerzo visual” del propósito.

2. Dimensiona los resultados deseados

Una vez tengas tu lista de metas a lograr, define qué tan lejos quieres llegar en un año con dichas metas: Objetivos a alcanzar en un año.

Define cada uno de tus objetivos de manera que el logro sea medible y puedas, posteriormente, evaluar qué tan lejos llegaste.

Por ejemplo, si una de tus metas es ahorrar US$2,000 para un viaje, no digas solo “quiero ahorrar”. Debes ponerle números: “Quiero ahorrar X cantidad de dinero cada mes hasta llegar a tanto en diciembre”.

La idea es que a partir del objetivo alcanzado en dicho año, puedas establecer nuevas marcas. Así, el próximo diciembre, si ya tienes ahorrados US$1,500, podrás establecer una fecha más cercana para los 2,000 que querías. 

Lo mismo con el resto de metas, escribe qué tanto de ellas lograrás en el curso del año.

3. Ordena tus prioridades

Si tienes varios proyectos en mente, define cuáles son aquellos que tienen prioridad y sobre los cuáles trabajarás más.

A lo mejor no te urge tanto lanzar nuevos servicios en tu negocio como conseguir nuevos clientes. O a lo mejor no es tan importante ahorrar para irte de viaje como invertir en un posgrado o máster.

Pon en orden de prioridad cada uno de los objetivos que quieres alcanzar para que te enfoques en lo que más necesitas lograr. Así, teniendo un plan de acción, sabrás en qué enfocarte más.

4. Ponte fechas

Tan importante como saber a dónde quieres llegar y qué quieres lograr primero, es que definas cuándo necesitas que los resultados se concreten. De esta manera, te comprometes contigo mismo para trabajar en cumplir con el plazo establecido. Lo que no tiene fecha, igual no se hace nunca.

Por ejemplo, si tus metas son: inscribirte al gym y estudiar algo nuevo, define qué día empezarás el gym, a qué hora irás a inscribirte. Llama y pregunta el horario de inscripción, aparta el dinero, anótalo en tu calendario del teléfono y que te avise un día antes que “mañana a tal hora debes ir y pagar la inscripción”. Haz contigo mismo el compromiso de ir y pagarlo.

Luego, el curso: Calendariza cuándo vas a iniciar, cuánto tiempo va a durar, a qué hora lo vas a hacer. Anota y agenda como si fuera un compromiso que alguien más te ha puesto. Y no lo dejes pasar.

Así con cualquier meta que tengas. Pon fecha de inicio y fin.

5. Divide tu avance en etapas

Puede que al inicio tus propósitos te parezcan difíciles de cumplir, ya sea por ser a largo plazo o por considerarlos ambiciosos. Pero no tienes por qué sentirte intimidado. Lograr tus metas requiere ir paso a paso.

Piensa en la forma en la que cada proyecto debe progresar y define etapas en las que puedas detenerte a observar y revisar resultados.

Por ejemplo, si tu plan es desarrollar un nuevo producto, define:

  • Cuándo tendrás el diseño terminado
  • Fecha en que fabricarás el prototipo
  • Realización de pruebas y corrección de errores
  • Fecha de inicio de producción
  • etc.

Así, vas introduciéndote más y más dentro de los detalles de tu propósito de año nuevo y podrás dar el siguiente paso.

6. Elaborar tu plan de acción

Una vez tienes definido qué quieres lograr, cuánto y para cuándo, es hora de que empieces a definir el cómo. Es decir, qué acciones tomarás en concreto para iniciar tu nuevo emprendimiento y lograr tus metas. Si por ejemplo, quieres fabricar algo nuevo, puedes anotar cosas como:

Hacer un análisis de mercado, inscribirte en un curso para capacitarte en su producción, conseguir materia prima, adquirir equipo nuevo para producirlo… 

Una lista de acciones a tomar para hacerlo realidad y cada cosa con su fecha agendada. Todo, lo más detallado posible.

Define cada paso dentro de las etapas de tu proyecto, considerando qué y cuántas cosas necesitarás para llevarlas a cabo.

7. Deja de postergar y ponte a trabajar ya

Tan simple como se oye. Deja de decir que lo harás y hazlo. Ya tienes el plan, lo siguiente es ejecutarlo.

No esperes a que sea el año nuevo, ni el semestre que viene, ni la semana que viene… Si hay alguna razón por la que no empiezas hoy a trabajar por lograr tus metas, que sea únicamente porque ya tenías agendado otro compromiso que debes honrar.

*Mira cómo eliminar distracciones y ser más productivo

Pero no te permitas nunca más decir “la otra semana sí empiezo”, porque lo que pasará es que esa semana decidirás que lo harás el fin de semana; el fin de semana dirás que lo harás el lunes y el lunes, que lo harás el mes que viene.

Así se le va el tiempo a muchas personas. Pasa el tiempo de trabajo, llegan las vacaciones, luego vuelven al trabajo y luego se olvidan de sus propósitos y metas propuestas.

No dejes que te siga pasando. Empieza ya, porque “después” es solo una excusa para no comprometerte contigo mismo en a obtener hoy las cosas que quieres lograr.

En síntesis

Existe una frase famosa que dice que las personas no obtienen lo que merecen sino lo que negocian. O en este caso, aquello por lo que trabajan. Trabaja tú por lo que quieres lograr y deja las excusas.

No hay mejor momento que ahora. Sigue estos consejos para comenzar a emprender tus nuevos proyectos, lograr tus metas y conseguir todo lo que te hayas propuesto.

Ahora que ya sabes qué se necesita para alcanzar tus metas y cómo hacer un plan de seguimiento, es hora de comenzar. ¡Mucha suerte y éxitos!

Cover: Traceyduer.tk