Un punto importante a definir cuando piensas en trabajar freelance es qué servicios, dentro de todo lo que abarca tu carrera, vas a ofrecer y a qué público te vas a dirigir.}

Por ello, es importante definir una lista de servicios freelance que a la vez te permitirá ofertar más fácil, armar paquetes de servicios, negociar mejor los precios y aumentar tu “ticket de compra” (vender más al mismo cliente).

Cómo armar una lista de servicios y paquetes: 

1. Desglosa tus servicios en una lista

Para crear tu lista de servicios, anota primero qué funciones son las principales en tu área de trabajo.

Por ejemplo, si eres diseñador, las principales funciones pueden ser: creación de diseños desde cero, vectorización, conversión a CMYK o RGB, retoque de imágenes, etc.

Luego que tienes definidas estas áreas principales, puedes dividirlas en subcategorías o funciones más específicas. Para el caso, vamos a tomar la función de “creación de diseños desde cero”. Imagina que tu especialidad es el branding. Ello incluye no solo la creación de logos, sino también de papelería, desarrollo de diseño de marca, creación de manuales de marca o de uso de logo, diseño de paquetería, diseño de tiendas o stands, por mencionar algunos.

O en caso de que tu especialidad sea la ilustración, podrías definir cosas como ilustración para libros, diseño de escenarios, diseño de personajes, creación de cómics, diseños de tatuajes, etc.

Todo depende de en qué clase de proyectos te gustaría enfocarte. Es decir que lo que debes enlistar en las subcategorías son cosas puntuales en las que puedes ayudar a tu cliente ideal.

2. Relaciona unos servicios con otros

Una vez que tienes definidos los servicios puntuales que puedes ofrecer, piensa en cuáles pueden ofrecerse juntos.

Por ejemplo, si diseñas un logo, podrás mencionar al cliente que también le puedes rediseñar su papelería. Esta es una oportunidad para venderle más en un mismo contacto. Si el cliente se muestra interesado, tendrás ya la oferta armada de qué cosas le puedes diseñar: carpetas, papel membretado, sobres, calendarios de escritorio, facturas… En fin, todo lo que hayas definido como servicio relacionado con el diseño de logos y su aplicación.

Piensa en ello y haz grupos de servicios que se pueden ofrecer en paquete.

No es necesario que cada servicio esté en un solo grupo. Puedes hacer que estos incluyan los mismos elementos comunes más algunos extras.

Por ejemplo:

Servicios individuales: A, B, C, D

  • Paquete 1: A + B
  • Paquete 2: A + C + D
  • Paquete 3: A + B + C + D

3. Asigna precios individuales y de combo

La idea de agrupar servicios es ofrecer al cliente mejor valor. Que vea que eligiendo un paquete va a tener una solución más completa.

Además, te permitirá negociar precios y descuentos. Para ello, asigna el precio de cada servicio individualmente y luego un precio de “combo”. Acá debes tener en cuenta que entre más servicios incluya un paquete, mejor debe ser el precio individual o por lo menos alguno de ellos debe salir a mejor precio.

Por ejemplo:

Servicio A: USD $10, Servicio B: USD $25, Servicio C: USD $10, Servicio D: USD $20.

  • Paquete 1: A + B: USD $32 (Separados suman USD $35)
  • Paquete 2: A + C + D: USD $35 (Separados suman USD $40).
  • Paquete 3: A + B + C + D: USD $58 (Separados suman USD $65)

Para determinar el valor por separado, estima el tiempo que se invierte en cada uno y el esfuerzo dependiendo de su nivel de dificultad.

También puedes definir servicios “de regalo” y negociarlos dentro de un período de tiempo limitado. Por supuesto, no significa que vas a regalar realmente el trabajo, sino que el precio de cada servicio que ofreces te permite cubrir el costo.

Volviendo al ejemplo de crear un logo, algo fácil podría ser crear una tarjeta de presentación personalizada.

Esto hasta podría ayudarte a vender cambios para firmas o tarjetas de otros empleados de la empresa. Das la tarjeta “gratis”, pero cobras los cambios.

Eso sí, cumple con los plazos. Si la oferta pasa del tiempo, quita el “regalo” de la oferta y no des precio de paquete en servicios individuales. Sí puedes hacer un descuento, pero que el combo siempre sea más conveniente.

Toma tu tiempo para revisar precios. Este es un esfuerzo que vale la pena realizar.

Beneficios de ofrecer servicios por paquete:

1. Facilidad para el cliente

En ocasiones los clientes no saben muy bien qué servicios complementarios necesitan. O son cosas que no habían considerado. Ofrecerles por escrito tu gama de soluciones les ayudará a determinar mejor sus requerimientos y a explicar más fácilmente lo que desean.

Esto también les ayuda a ver opciones acordes a sus necesidades, como el tamaño de empresa y presupuesto.

2. Posibilidad de vender más

Al ofrecer servicios por paquete, tienes más opciones de vender extras al cliente. Incluso si en el momento rechaza el combo, es posible que posteriormente sí quiera el servicio. En dicho caso, lo podrás vender al precio regular por separado.

Por otro lado, así el cliente sabe qué más puedes hacer por él. Si haces un buen trabajo es más probable que se acuerde de ti en el futuro para nuevos proyectos.

3. Evita malos entendidos y trabajo extra sin paga

Existen ocasiones en las que el cliente pide “favorcitos”, ya que estás en el proyecto y te debe tu pago.

Estos pueden ir desde nimiedades como “mándamelo en PDF” hasta que le saques nuevos diseños de algo que no estaba contemplado, que le busques tú las ilustraciones, que le revises texto adicional que agrega al documento por el que le ofertaste, que su sitio tenga también una app, que se la subas a Google Playstore…

Todo ello, trabajo que sí requiere tiempo y esfuerzo. Y querrá que “lo incluyas como parte del trabajo”.

Para evitar esto, es mejor que el cliente tenga una lista de servicios y precios. Y, sobre todo, que tu oferta diga que los servicios adicionales se facturarán por separado con una nueva orden de compra. Así, con toda confianza podrás decirle que con mucho gusto lo harás, que le enviarás la orden de compra por correo (o en físico) y que una aprobada trabajarás en ello.

Es decir que mostrar tu lista completa de servicios le ayudará al cliente a medir el alcance del proyecto también. Qué cosas sí recibirá y qué cosas no.

4. Obtienes más proyectos en tu área de especialidad

Al tener definido tu paquete de servicios, es más posible que el cliente te tenga en mente para ese tipo de trabajo en específico. Además, es más posible que te recomiende en dichos casos.

Es decir que así terminarás obteniendo más trabajos y especializándote en un área que realmente te gusta o en la que eres especialista.

Esto, por supuesto, te ayudará también a mejorar tu portafolio y hacer “brillar” tu marca personal como experto en materia.

como armar paquetes de servicios cómo crear paquetes de servicios hacer paquete de servicios hacer una lista de servicios hacer una lista de servicios freelance vender por paquetes