Feb 02, 2016

8 aspectos que debes cuidar al buscar un traductor profesional

Publicado en Productividad

8 aspectos que debes cuidar al buscar un traductor profesional

Seguramente en más de una ocasión hayas intentado traducir un texto usando servicios de traducción como el de Google, pero te das cuenta de que al final el documento te da varios errores y la primera cosa que se te ocurre es averiguar a quién de tus amigos pedirle ayuda; pero cuando el texto es demasiado o es algo técnico (o cuando ves que tu amigo no te lo da nunca porque muy está ocupado), terminas decidiendo contratar servicios de un traductor profesional.

Si te ha pasado, comienzas a buscar y te encuentras desde servicios de agencias hasta traductores freelance, pero no estás seguro de cómo elegir la mejor opción.

Por eso, en esta ocasión te presentamos algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de contratar un traductor, para que puedas obtener una traducción profesional evitando inconvenientes y contratiempos.

1. Prefiere un traductor profesional de nivel nativo

Es preferible que el traductor que contrates no solo domine a nivel nativo el idioma al cual se traducirá, sino que además debe dominar la lengua de origen de tu documento y ser un profesional en la interpretación del lenguaje. Por ejemplo, si quieres traducir de español al inglés o de inglés a español, es mejor contratar un traductor profesional que hable ambos idiomas de forma nativa, no solo uno ni el otro.

Recuerda que los idiomas no se deben transliterar, por eso es necesario que el traductor domine tanto el idioma de origen como el de traducción y que además cuente con experiencia como intérprete y traductor del lenguaje. No todas las personas que dominen el idioma a traducir y el original pueden desempeñar esta función, ya que se puede caer en la transliteración y el resultado será un documento ininteligible.

2. Consigue un traductor profesional especializado en el tema

Si puedes encontrar a alguien que se especialice en el tema o haya trabajado en traducir documentos similares al tuyo, tendrás un resultado mucho mejor, en especial si el texto contiene terminología o jerga profesional. Por ejemplo, si tu documento es sobre Sostenibilidad Empresarial, es mejor que el traductor esté familiarizado con la terminología y tecnicismo de este tipo de reportes. 

3. Solicita el trabajo con tiempo

Demás está decir que no solicites el trabajo para entregar con un deadline demasiado corto, ya que un traductor profesional debe tomar su tiempo, la traducción de textos es un trabajo que requiere concentración y análisis de su parte, debe ser hecha con cuidado. Además, tú debes contar con tiempo para revisar que no haya partes que no han sido incluidas o que no den a entender el mensaje de la misma forma que en el idioma original.

Recuerda que tus lectores  esperan claridad y fluidez, de manera que para ellos sea como si estuvieran leyendo un documento originalmente escrito en su idioma y no se note que es una traducción. El lenguaje debe estar bien desarrollado y no dejar ideas explicadas a medias. Para ello, el traductor debe poder trabajar con tiempo y no hacer una traducción apresurada.

4. Entrega el texto final, y que esté lo mejor editado posible

Antes de pasar cualquier trabajo a traducir, asegúrate de que haya sido revisado por un editor experto en el idioma nativo, ya que así será más claro el mensaje y habrá menos lugar para dudas y confusiones. Además, así evitarás recargos por estar pasando cambios en el documento que haya que volver a traducir.

5. Proporciona el archivo en un formato fácilmente editable

De preferencia, entrega el trabajo en un formato fácil de editar, como Word, y que si contiene tablas y gráficas, estén en un formato editable. Así mismo, pídele al traductor que contrates que te lo entregue en el mismo fofrmato. Algunas personas tienen la costumbre de colocar capturas de pantalla con textos incluidos dentro para las gráficas y tablas y esto supone una dificultad extra para el traductor, pues deberá hacer de nuevo las gráficas o tablas que el documento contenga, y si no sabe hacerlo, lo más seguro es que pierda valioso tiempo solicitándote que le envíes archivos de Excel, Power Point, etc, donde hayas tomado la captura para poder editar y recapturar.

Es importante que sepas que si el trabajo requiere este tipo de acciones, las tarifas del traductor serán más altas, o puede que incluso el traductor no pueda hacerlo y las gráficas queden en el idioma original, lo cual no es nada beneficioso ni profesional. Si las gráficas o ilustraciones han sido tomadas de un documento externo en forma de capturas, es mejor que se hagan de nuevo en el documento original para que sean editables. Siempre consulta anticipadamente al traductor si podrá hacer ese tipo de trabajo.

6. Designa un supervisor encargado

Si no puedes hacerlo tú mismo, designa a una persona que pueda supervisar el trabajo y estar en comunicación con el traductor para resolver cualquier duda que pueda tener con respecto al sentido de algunos párrafos o a términos específicos. Lo importante es establecer una comunicación constante con el traductor para un trabajo óptimo. De ser necesario, contrata un editor externo que pueda revisar la traducción una vez terminada, para eliminar cualquier posible error gramatical u ortográfico.

7. Cuida los requerimientos legales

Si se trata de un documento legal, asegúrate de informarte e informar al traductor sobre los requisitos que pueda necesitar el documento. Por ejemplo, puede que se requiera que el traductor esté acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores o Embajada del país en el que se publicará el documento, es posible que para realizar la traducción se requiera que el documento original esté certificado por un notario; si se trata de un documento delicado, puede requerir que se firme un acuerdo de confidencialidad, etc. Para estos casos, lo más seguro es que se requiera un traductor certificado o jurado. Cuando vayas a contratar un traductor para este tipo de casos, corrobora siempre los requisitos a cumplir y verifica que el traductor esté certificado. 

8. Compara precios y servicios

Como consejo final, compara siempre las tarifas que te ofrecen. Podemos recomendarte que prefieras contratar un traductor freelance, ya que el costo de una agencia puede ser más elevado y tienen trámites mucho más largos para brindar el mismo servicio. Además, muchos de los traductores que trabajan para agencias ofrecen una mejor tarifa como independientes, y te ahorras la comisión de agencia o cualquier otro recargo adicional.

En conclusión, traducir un documento es un trabajo delicado que requiere la ayuda de un traductor profesional. No caigas en el error de contratar a cualquier persona solo porque “habla el idioma” sin que tenga una experiencia adecuada en el área. A fin de cuentas un traductor profesional se dedica a ello y es un experto que trabaja con el compromiso y responsabilidad de la calidad y el cumplimiento, que es el trabajo que le pagas por hacer, al contrario de cuando le solicitas ayuda a un amigo o a alguien interno, cuyo trabajo no es ese.

Recuerda que una mala traducción o interpretación puede cambiar totalmente el sentido de una oración. Un pequeño pero gracioso ejemplo: en un restaurante de la costa ofrecían en su menú español/inglés un “sándwich de papa”… traducido como “Pope sándwich”, es decir: sándwich del Papa.

Cuida tu trabajo para no caer en errores que a lo mejor no serán tan divertidos. Planifica con tiempo tu trabajo, no uses un traductor automático y busca siempre la ayuda de un traductor profesional evaluando estos aspectos antes de delegar tu proyecto de traducción.

Encuentra un traductor freelance profesional en SoyFreelancer.com

Portada: Thinkstock

Artículos relacionados

Ahorra tiempo y dinero, contrata un freelancer y dale vida a tus ideas con soyfreelancer.com