Jun 11, 2015

Cómo mejorar mi curriculum vitae

Publicado en Trabajo

Comentarios: 1

Cómo mejorar mi curriculum vitae

¿Estás en busca de nuevos clientes o buscando trabajo? Si es así, seguramente te ha tocado actualizar tu hoja de vida con la información más reciente. A lo mejor, también te hayas preguntado ¿como mejorar mi curriculum vitae para que sea más atractivo para el reclutador? O talvez quieras saber lo que no debes poner en tu hoja de vida para poder pasar el proceso de preselección inicial sin problemas.

La contratación de personal es un proceso lleno de competencia dentro del mercado laboral actual. Cuando hay una plaza vacante en una empresa, los reclutadores deben revisar cientos de solicitudes para elegir al mejor candidato. Recientes investigaciones sugieren que un reclutador promedio se toma menos de un minuto para leer una hoja de vida, otros afirman que pueden hacer una comprobación inicial en seis segundos. Además, hoy en día existen empresas que utilizan un software de seguimiento de candidatos para realizar la selección inicial en una fracción de segundo. Aquí te ofrecemos algunos consejos para mejorar tu curriculum vitae, de tal forma que la información que contenga tu hoja de vida sea más efectiva para lograr tu contratación.

1. No pongas la historia entera de tu vida

Muchos solicitantes incluyen todo tipo de información irrelevante. Por ejemplo, dónde cursaron educación básica, el trabajo de temporada vacacional que hicieron hace muchos años, etc. Esos datos no necesitan estar en tu hoja de vida y no le interesan al reclutador.

Por eso, lo mejor es incluir solo información acerca de la experiencia y habilidades que están estrechamente relacionados con el trabajo al que aplicas. Si la empresa solicita a alguien con habilidades de marketing, el reclutador buscará ejemplos de éxito y datos relevantes para esa área. Si esos datos destacan, tu hoja de vida puede pasar la etapa de preselección.

2. Sé breve y conciso

Dentro de tu hoja de vida, la información deseada debe poder ser encontrada rápidamente y de forma clara. Debes tratar de ser breve pero lo más preciso posible: Menciona tu nombre, posición actual, experiencia laboral y los puestos que has desempeñado.

Asegúrate de ponerle las fechas de inicio y finalización de cada cargo, mencionando las áreas de responsabilidad y los principales logros que has tenido.

3. ¿Poner tu foto? De preferencia, no lo hagas

Tu apariencia para un cargo importante suele ser algo superfluo e innecesario. El reclutador no necesita perder su tiempo apreciando tu foto ni ser influenciado por tu apariencia física. Ten en cuenta que como vivimos en una era híper comunicada, tu fotografía va a aparecer tarde o temprano, por ejemplo, en tu página de LinkedIn. En ese caso, lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que ese perfil sí tenga tu foto. Además, ya tendrá tiempo de conocerte mediante una entrevista, pero todo eso ocurrirá en una segunda etapa.

4. Sobre las cartas de presentación

En general, una carta de presentación en realidad obstruye el espacio y el tiempo vital. Nadie las lee. Únicamente inclúyela si el reclutador la requiere. Concéntrate en colocar en tu hoja de vida todos los detalles que coinciden con los conjuntos de habilidades que el reclutador está buscando.

5. Objetivos orientados a resultados específicos

Cuando describas tus objetivos dentro de la empresa no pongas cosas vagas como “Buscando una posición desafiante que ofrezca crecimiento profesional”. Mejor, céntrate en el trabajo al que estás aplicando en ese momento y enumera cómo tu experiencia y habilidades ayudarán en el área en la que deseas aplicar.

Lee la descripción del trabajo un par de veces para asegurarte de que haya congruencia entre los requisitos solicitados con lo que ofreces en tus objetivos.

6. Evita detalles personales irrelevantes

Supongamos que estás como entrenador en un equipo local de forma voluntaria, pero  tales actividades no tienen nada que ver con el trabajo que estás solicitando. Si ese es el caso, es información innecesaria y no debes detallarla. Lo mismo ocurre con el estado civil y otros aspectos personales. En muchos casos, de hecho, es ilegal que un director de recursos humanos pregunte tales cosas durante una entrevista. ¿Entonces por qué incluirlos? En cambio, si el cargo solicita un trabajador con un perfil afín a tales actividades, entonces sí puedes hablar de ello.

Recuerda que toda la información que coloques debe reflejar una ventaja o habilidad que te hace ser la persona idónea para el cargo. Si no cumple con ese requisito, no lo pongas.

7. No pongas trabajos de hace más de 15 años

Enumerar todas las posiciones y cargos que has ocupado desde tu graduación es ir demasiado lejos. Tampoco hay necesidad de poner la fecha en cosas como tu título. La regla general es poner un límite de 15 años para puestos que has desempeñado, para que tu hoja de vida no se convierta en un documento histórico o autobiográfico.

8. Describe habilidades especializadas

No escribas cosas básicas como manejar Word y usar la impresora. Cualquier persona que trabaje en oficinas modernas tiene esos conocimientos. Leerlos es una pérdida de tiempo para el reclutador. En cambio, si por ejemplo tienes conocimientos sobre dibujo técnico y el puesto a aplicar es como diseñador gráfico, entonces sí podría ser un conocimiento relevante.

9. Usa tipografía sobria y evita formatos demasiado creativos

¿Sabías que muchos sistemas de seguimiento eliminan toda la materia decorativa y que el formato de visualización de un gerente a veces es en texto plano? Muchos de los solicitantes utilizan la función de cabecera para colocar su nombre. Parece algo moderno e innovador, pero  algunos softwares de exploración no puede leer el encabezado, por lo que tu hoja de vida termina por ser de un solicitante anónimo. Apégate al método de mostrar tu nombre en la parte superior de la primera página, pero no en el encabezado.

Incluso, si el reclutador lee tu currículum directamente en el papel o archivo adjunto, los formatos demasiado “creativos” o la letra ornamental pueden ser una distracción y hasta resultar molestos. La solución es mantener la sobriedad con un currículum bien organizado y sin formatos demasiado creativos.

10. Cuida tu redacción y ortografía

No existe nada que dé peor imagen de ti como profesional que enviar un curriculum mal redactado y con errores. Tómate el tiempo de revisar la ortografía de tu hoja de vida y léela en voz alta para ver si está redactado de una forma clara y fácilmente comprensible.

Verifica además que toda la información esté bien escrita. Revisa tu nombre incluso dentro de los datos de tu cuenta de correo electrónico, no pongas tu propio nombre solo con mayúsculas para evitar colocar las tildes, es un error y se ve mal, también revisa que no esté escrito con minúscula al inicio. Aun sí la ortografía no tiene que ver con el servicio que ofreces o la plaza a la que aplicas, esos errores dan mal aspecto y denotan poca educación y nivel cultural en general.

11. Brechas inexplicables en tu curriculum vitae

Estudios, renuncias o incluso ser despedido puede dar lugar a una brecha en tu hoja de vida. Los empleadores están familiarizados con esto y no hay problema con un hueco si lo sabes justificar. Pero cuando no estás preparado para explicar esas lagunas o darles un giro positivo, entonces sí puede haber un problema.

¿Tal vez trabajaste de forma independiente durante un tiempo? ¿Te dedicaste a estudiar una especialización? Si los cursos o trabajos independientes que has desempeñado mejoraron tus habilidades en ciertas áreas, debes incluirlos, ya que se refieren a las habilidades requeridas para esta nueva posición.

12. Sé detallista con tus logros

Cuando tú afirmas que has logrado algo, es necesario cuantificarlo. No es suficiente decir que has completado el proyecto X dentro de la fecha límite. Tienes que entrar en más detalles.

Por ejemplo: “Participación en la apertura de nueva sucursal. Desde su inauguración, el número de clientes se ha triplicado. Actualmente se cuenta con 450 clientes nuevos, que representan un ingreso adicional del 20% en las ventas”.

13. No mientas ni pongas afirmaciones exageradas

El gerente de recursos humanos quiere toda la verdad y nada más que la verdad. Algunos solicitantes creen que una mentira aquí o allá no va a ser importante. También pueden querer hacer afirmaciones exageradas en cuanto a sus logros. Adhiérete a la verdad y coloca tus habilidades y logros reales. Recuerda que, en una posterior entrevista, podrían preguntarte al respecto, si mientes, el reclutador lo notará y eso será perjudicial para tu posible contratación.

14. Tu dirección de correo electrónico

Los gerentes de recursos humanos no quieren ponerse en contacto contigo en tu lugar de trabajo actual, por razones obvias. No uses tu dirección de correo electrónico del trabajo actual, esto también es más seguro y confidencial para ti.

Tampoco coloques la dirección que tiene tu apodo de universitario o un nombre “tierno”: emoziita, party_boy; ese tipo de direcciones denotan falta de seriedad e incluso te hacen parecer como si no estás siendo serio en la búsqueda de trabajo. Usa una dirección personal pero cuida que refleje profesionalismo.

15. Crea versiones de tu hoja de vida enfocadas en el área de trabajo

Solicitar un montón de puestos de trabajo y enviar siempre el mismo currículum para todos los casos es un error, ya que cada trabajo es diferente y requiere determinados conjuntos de habilidades, experiencia, etc. Cada reclutador está buscando un currículum que coincida con el perfil que la empresa y el cargo en particular requieren. Tener un solo currículum no te servirá para todos los casos. Trata de hacer varias versiones de tu hoja de vida, donde se destaquen las habilidades y competencias necesarias para cada cargo determinado al que desees aplicar.

Como puedes ver, una hoja de vida es como un anuncio en el cual muestras tus principales habilidades y áreas de competencia para que el gerente de recursos humanos encuentre realmente lo que necesita. Si evitas los errores anteriormente mencionados, podrías obtener ese trabajo deseado. Actualiza tu hoja de vida ahora. ¡Mucha suerte!


Cover: buyalex

Artículos relacionados